Estás viendo

Restaurante Café Parisien en Artà

en: restaurantes en mallorca > restaurantes en artà > cenas de empresa > café parisien
Café Parisien

Café Parisien lleva 18 años siendo un punto de referencia en el norte de la isla, un lugar de encuentro, un espacio donde todo puede pasar cuando menos te lo esperas.

La música, motivo de felicitaciones en muchos momentos, es uno de los placeres que brinda Café Parisien: jazz, chill out, bosanova, para relajarte o dejarte llevar, tal vez incluso para bailar...

En una de las casas más bonitas del pueblo de Artá es donde entró hace unos años Isabel, abrió las puertas y comenzó la aventura; con mesitas fuera, dentro del local y en el impresionante jardín. En verano, reuniones al aire libre, en invierno, en el interior cerca de la chimenea.

Disponen de  prensa nacional e internacional, ordenadores e impresora al servicio del público y wifi, interesantes comodidades para el visitante.

Por la mañana se puede disfrutar de una deliciosa carta de desayunos. Durante el día, Melisa Herrera, ganadora de varios premios gastronómicos en Marbella, nos deleita con su cocina de fusión y mercado; con verduras ecológicas y pescado fresco de la Colonia de San Pedro. P

Recomendaciones: Pulpo a la brasa con aceite de ajo y verduras salteadas, Timbal de verduras con queso de cabra gratinado, Hamburguesa del Chef, Risotto de calabaza y langostinos, Solomillo a la brasa, Chuletitas de Cordero con naranja, miel y romero.

Aparte de todo esto tienen carta y sugerencias del día; una extensa carta de suculentos platos para alimentar cuerpo y el alma.

Cada viernes concierto a partir de las 20.30 horas.

Puedes disfrutar de la exposición permanente de  fotografía de la artista “Violeta Minick”.

Horario: de lunes a sábado de 10.00h. a 01.00h.

ESCRIBE TU OPINIÓN

HAY 1 OPINIONES
Default Avatar
Mercedes

17 de agosto de 2017 a las 09:08

El Parisien es muy agradable, está decorado de manera que resulta muy acogedor y tiene un patio trasero ideal. La comida está rica pero el servicio es tremendamente lento. Pedimos unas bravas para picar y luego unas ensaladas y un pollo al curry con arroz. Tardaron más de una hora en traer los platos después de haber terminado las bravas. Parece inexplicable ya que nuestros platos no eran especialmente elaborados y tampoco había demasiada gente. Se quitan las ganas de comer y dan ganas de marcharse