Estás viendo

Restaurante Crazy Chef en Palma De Mallorca

en: restaurantes en mallorca > restaurantes en palma de mallorca > restaurantes de cocina mediterránea > crazy chef
Crazy Chef
Un restaurante nuevo en Santa Catalina. Con comida de mercado y una cocina creativa internacional.
El restaurante es el sueño hecho realidad del dueño: Marco Vogelaars. Holandés afincado en Mallorca desde hace 4 años y con una larga trayectoria en hostelería.

Os esperamos de Lunes a Sábado para que disfrutéis de nuestros menús y cenas. 

Nuestro horario es:

De Lunes a Sábado de 13.00 - 16.00 y de 19.30 - 23.00


ESCRIBE TU OPINIÓN

HAY 4 OPINIONES
Default Avatar
Jacinta

31 de enero de 2015 a las 22:24

Excelente!!! La comida muy muy rica, y la atención muy buena! El dueño súper amable, atendiendo mesa por mesa, muy atento!
Nos gustó muchísimo!
Vale la pena ir... Además porque es muy bueno, también para darle la oportunidad a emprendedores y soñadores como él a cumplir su sueño!
Enhorabuena!

Default Avatar
Jose Antonio

5 de abril de 2014 a las 18:57

Enhorabuena! Y no sólo a los responsables de este restaurante, también a todos los que les guste la cocina hecha con cariño, buen gusto y productos de calidad. Además con un precio muy económico, tanto sus menús como la carta. Me encantó el menú degustación, por su variedad y cantidad justa para ser una cena. Sin duda un local fijo entre mis favoritos!

Default Avatar
CrazyChef

10 de febrero de 2014 a las 07:58

Hola Jose,

Muchísimas gracias por su opinión sobre mi restaurante Crazy Chef.
No puedo decir otra cosa mas que usted tiene toda la razón del mundo. Tampoco voy a buscar excusas, usted lo ha explicado muy bien y me sabe mal que sus postres, una buena parte de una buena comida, le hayan decepcionado tanto.
Espero verlos otra vez en Crazy Chef y que me den la oportunidad de enseñar que podemos sacar bien las cosas. A los soufles les invitare yo.

Marco Vogelaars
Crazy Chef

C/ Mir, 2
07013 Palma de Mallorca

Default Avatar
Jose

8 de febrero de 2014 a las 16:41

Decepcionado, es la palabra que resume mi experiencia con este local. La comida empezó muy bien, croquetas de rabo de buey, buñuelos de bacalao y revuelto de sobrasda muy buenos, los segundos también buenos, aunque las raciones un tanto escasas, carrillera, rissoto, salmón plancha. Hasta ahí, si no fuera porque le podían haber puesto algo más en los platos, íbamos más o menos bien, la pifia vino con los postres, 3 souflés y un tiramisu. No sé exactamente que problema tuvieron, entendí que se habían quedado sin género, pero el caso fue que, tras la espera lógica en ese tipo de postres, nos trajeron tres cuencos con una masa de chocolate en el fondo que evidentemente no era souflé... nos harán un descuento en el precio nos dijo el chef.
Tras meterle la cuchara a aquello mi impresión es que el souflé no les había crecido.
Sr. Marco, no sé pero si alguien le pide un souflé, espera que le sirvan un souflé, si se tiene problemas en la cocina y no se puede servir un souflé de dos cosas una, o se repite el plato o se va hablar con el cliente para que cambie su elección. Lo que no se puede hacer es traer un simulacro de chocolate y encima cobrarlo, eso si con un 60% de descuento.