Estás viendo

Restaurante La Raspa Santa en Santa Catalina

en: restaurantes en mallorca > restaurantes en santa catalina > restaurantes de cocina vasca > restaurante la raspa santa
Restaurante La Raspa Santa

Siguen abriéndose nuevos restaurantes en el barrio palmesano de Santa Catalina, y no se si cierra alguno ... parece que no; esto es que este popular barrio de Palma se ha consolidado como zona gastronómica de primer orden, por su calidad y sobre todo por la variedad de sus tipos de cocina ... puedes encontrar casi de todo!

La Raspa Santa (se me olvidó preguntarle al maitre a qué viene el nombre) es un restaurante de cocina con fundamento ... "Cocina del Norte", como reza en su fachada, al lado del nombre. Y es así, y no puede ser de otra manera cuando el "alma" del lugar es un asturiano que ejerce de "norteño", y que derrocha simpatía y amabilidad, haciéndote agradable la visita a su restaurante.

La oferta de su carta es extensa, como corresponde a la gastronomía del norte, y de mucha calidad en el producto. Carnes (el chuletón dice que es buenísimo, el solomillo al foie ...), Pescados (sobre todo la merluza, preparada de diversas maneras), los entrantes (unas anchoas enormes y sabrosísimas sobre una tosta de pan con tomate en trocitos; las croquetas de jamón también están buenísimas, muy jugosas; el pulpo con cachelos, calamares en tinta, etc) ... y los PLATOS DE CUCHARA. Tienen un plato de cuchara cada día, lo cual es de agradecer especialmente en invierno; fabes con almejas, fabada asturiana, guiso de garbanzos, guiso de verduras ... Todo con muy buen aspecto. Yo probé un poco de fabes con almejas, y estaban muy bien.

En definiva, un sitio al que hay que ir!

ESCRIBE TU OPINIÓN

HAY 3 OPINIONES
Default Avatar
Carmen

20 de mayo de 2013 a las 21:22

Entorno agradable, personal encantador y comida excelente. Qué más se puede pedir!!

Asturiana
Asturiana

21 de julio de 2012 a las 23:59

Cocina del norte, sí, pero raciones rácanas y caras, nada propias del norte.
Aparte de eso, al dueño, socio o lo que sea, habría que explicarle que no procede sentarse en una mesa durante más de media hora cuando no ha sido invitado. Que se puede ser amable, saludar y preguntar qué tal va todo, pero sentarse y contar su vida no. No creo que vuelva.

arcadio
arcadio

11 de mayo de 2012 a las 23:19

Una cena Inolvidable y una atención por parte de Jorge y su personal que destaca por su simpatía y alta profesionalidad. Las materias primas muy bien elegidas y elaboradas con suma delicadeza . En fin... un restaurante para no olvidar y volver a repetir.